Desde Jesús María hasta los Valles Calchaquíes

Desde Jesús María hasta los Valles Calchaquíes

Luego de un merecido descanso, partimos recién pasado el medio día de Jesús María ya que me quedé trabajando un poco en el hotel aprovechando el Wi Fi y resolviendo unas cuestiones del seguro de la Gauchi.

El almuerzo lo hicimos en la localidad de Recreo, en el bar de una estación de servicio bien rápido para poder encarar con la luz del día la subida a Tafí del Valle por la cuesta del indio. No es un camino recomendado para hacer de noche, ni de tardecita por la niebla que siempre hay en la altura. Hay partes de la subida que son bravas, el camino está por tramos en mal estado o en reparación y con curvas cerradas dónde sólo pasa un vehículo por vez por lo que hay que conducir con cuidado.

Durante el viaje desde Jesús María, nos siguieron nubes negras y podíamos ver a la distancia abundantes lluvias, pero en cada curva de la ruta lográbamos evitar el temporal. Lamentablemente la suerte no duró mucho y en la localidad de MONTEROS, al pié del ascenso a los valles nos agarró la lluvia y un cielo tremendamente oscuro. Se podía ver como en la cumbre de la montaña “no se veería” nada por la lluvia y las nubes, así que decidimos quedarnos a dormir en Monteros de éste lado de los cerros Calchaquíes.

Pero resultó que en Monteros no conseguimos dónde quedarnos a domir, no hay muchas opciones y en el camping local no nos sentimos seguros (había una gran muchachada masculina bebiendo y mucho) y tampoco era agradable tras el buen comienzo de ayer ponernos a armar carpas bajo una fuerte lluvia, de seguro se mojaría todo. Lo mejor del camping bien rústico fue la sorpresa de encontrar a un Pavo Real en uno de sus árboles. También seamos honestos, a mi mucho no me gusta el camping a ésta edad ja ja ja.

Tuvimos que ir hasta Famaillá para ver si conseguíamos dónde dormir y aunque eso nos alejó unos 10 Km de la ruta que debiamos tomar (307), era la mejor opción. Nos alojamos en el Hotel San Carlos que no estaba mal y además nos hizo 50 % de descuento sumándose al proyecto de colaborar con nuestro viaje.

Fue una suerte que nos quedamos en Famaillá porque nos enteramos en una pizzería a la noche que el camino ESTABA CERRADO por un derrumbe. Nos salvamos gracias al mal tiempo de tener que pegar la vuelta si había sol, así que como ven está confirmado éso de que los viajeros tenemos un ángel de la guarda especial y aparte.

Cuando volvimos al hotel luego de cenar, en el cuarto había una araña (ni muy grande ni tampoco muy chica) y Sofía se puso a gritar como una loca (le tiene fobia a cualquier bicho), se agitó, se puso colorada y todo eso que ya saben los que la conocen. A poco más de 24 horas de la partida pronuncié por primera vez en el viaje una frase que se puedo convertir en un clásico… “listo, mañana nos volvemos”.

Yo siempre dije que se puede viajar con chicos, no que sea todo “facebook world” y que nunca te vas a poner “algo nerviosito” :-), pero los padres ya sabemos éso de ahorrar paciencia para tener siempre un poco más a mano en caso de emergencias como éstas.

Además Famaillá del Valle es re lindo, sobre todo no se pierdan una visita los domingos, sepan más por éste mismo canal.

Desde Jesús María hasta los Valles Calchaquíes
5 (100%) 1 voto



6 Comments

  • sandra

    uhhh!! Monteros! estuvimos ahí 4 ó 5 noches en la casa de los tíos de Claudia Corvalán, unas vacaciones inolvidables que siguieron en Tafí, años 80, jóvenes, flacas, sin preocupaciones! jajaj qué lindo recordarlo…Besos!

    12 diciembre, 2011 at 7:48 pm
LEAVE A COMMENT

Dejame tu comentario, preguntas o charlemos por Twitter (@chetoba)