Esteros del Iberá, más allá de su flora y fauna

Esteros del Iberá, más allá de su flora y fauna

Comparte ésta nota:

Los Esteros del Iberá me enamoraron hace ya más de 10 años cuando fui por primera vez, es más, recuerdo decirle a mi mujer “me gustaría venir a vivir acá”, haciendo referencia a Carlos Pellegrini. Me había dado cuenta no sólo de que el lugar es maravilloso, sino que también intuía su crecimiento turístico por todo el potencial del destino. Hoy ya es un Parque Nacional y se han abierto nuevos portales de ingresos a la laguna, entonces… qué tiene Iberá que tanto enamora?

Ya vimos en otras entradas los temas muy buscados en la web sobre Iberá, como Estado del Camino de Ingreso a Carlos Pellegrini, también información sobre las Aves del Iberá, un resúmen de la flora y fauna del lugar y diversidad de vida silvestre, pero hoy quiero hablar de sus paisajes.

Paisajes de los Esteros del Iberá

Caminos rurales

Los caminos de tierra siempre tienen ése no se qué que atrapan al viajero, cuanto más polvo mejor, los caminos rurales no sólo brindan un paisaje completo de 360° sino que también nos aseguran aventura y nuevas sensaciones. El camino de ingreso a Colonia Carlos Pellegrini es “una cancha de fotos” para cualquier amante de la fotografía cualquiera sea su nivel en éste arte.

La estrella principal, la Laguna

La laguna Iberá, que significa “aguas que brillan” está repleta de vida silvestre pero también es el escenario de uno de los mejores atardeceres que se pueden vivir en el país porque el horizonte es amplio y los reflejos del agua terminan de pintar el cuadro. Placer aparte es poder contemplar “el silencio de los sonidos” de una naturaleza que aquí sabe ejecutar su más “brillante” ópera.

Puentes que conectan

Los viejos puentes de duros durmientes aportan también lo suyo, son un sentimiento difícil de explicar, el puente de llegada al pueblo es conocido como el puente de “los aplausos” por su sonido pero también yo cada vez que arribo y alcanzo la mitad del puente aplaudo, le aplaudo al paisaje y le doy gracias a Dios por lo que estoy viendo y por lo que estoy a punto de descubrir en cada visita.

Es éste el puente que a toda hora avisa a los locales que alguien está llegando o partiendo del pueblo y como bien nos dijo un residente, “Aquí chamigo nadie entra ni se escapa de forma desapercibida”. Con varios colegas fotógrafos de naturaleza lo hemos bautizado como puente de los sueños, el puente mágico o el puente de los suspiros, creo que cualquiera de éstos nombres le quedan perfecto.

Puente arribando a Colonia Carlos Pellegrini

Puente de camino rural en Paraje Camba Trapo

Los atardeceres en la laguna o en el campo

Los atardeceres no sólo encantan en la laguna, también pintan cuadros en el campo, si no me creen sigan bajando para ver más fotos.

La gente de Iberá

La gente de Corrientes y el Gaucho más “puro” del país sigue sorprendiendo a los visitantes con su cordialidad y su presencia que mantiene viva a las tradiciones camperas. Hoy muchos de éstos gauchos son guías de turismo y se nota lo que sienten por su tierra, nunca me voy a olvidar de Martín, nuestro guía por algunos días del EcoLodge Ñandé Retá, porque durante una de nuestras travesías en lancha me dejó sin palabras con su actitud y les cuento la anécdota.

Gauchos Correntinos arriando al ganado

Cuándo un guía de turismo ama a su lugar ninguna salida puede ser menos que fantástica.

Después de varias horas arriba del bote por el arroyo Corrientes observando y haciendo fotografías de aves caía la tarde, ya era hora de ir pegando la vuelta. Martín muy paciente nos llevó, esperó, explicó, acomodó el bote para la mejor luz en cada foto, siempre cordial y atento a todo lo que se movía dentro y fuera del agua. Era una tarde de calor durante el mes de Diciembre. Había realizado una enorme cantidad de fotos y ya tenía ganas de volver a puerto para ir a la posada a disfrutar de sus mates con medialunas caseras calentitas, tomar un baño, bajar las fotos de la cámara, ver si estaban todas ok y prepararnos para la siempre exquisita cena.

Veníamos ya a disfrutando del aire fresco de la lancha y con el equipo guardado como quien ya terminó su día de trabajo, de repente Martín frena la lancha, lo que me llama la atención porque veníamos rápido y por el medio de la laguna, era raro que pueda haber visto algo desde tan lejos en la costa pero no, Martín detiene el bote, se pone de pié, toma su teléfono del bolsillo del pantalón y se pone a sacarle fotos al atardecer, del sol poniéndose en el horizonte tras la vegetación, fotos del mismo momento y paisaje que debe ver todos los días y del que yo ya había sacado fotos el día anterior en la excursión por Río Miriñay pero él se paró y volvió a tomar sus fotos.

Acaso no hace éso todos los días? cuántos atardeceres habrá visto en ése lugar y seguirá para su fortuna viendo? Así y todo el tipo de pocas palabras y de  aspecto rudo se dejó “hablandar por el instante” y lo quiso guardar como quien visita por primera vez al destino. Un capo Martín, gran conocedor de aves y excelente compañero para salida de fotos porque ya sabe lo que uno busca y cómo orientar la canoa al objetivo lo que facilita mucho las cosas.

Quiero más retratos e historias

Espero poder volver pronto a Iberá y para la próxima voy a dedicarle más tiempo a la gente del pueblo que merecen su propio capítulo. Debe estar lleno de personajes con historias que merecen ser contadas. Me acuerdo del mecánico al que tuve que asistir por una luz en el tablero de la Ranger, Qué personaje! y en qué lugar nos esperaba pero que no sé por qué con Mario, (fotógrafo y cronista del suplemento de viajes del diario La Voz del Interior) no le hicimos unas fotos y hasta un reportaje. También los chicos de la calle fueron protagonistas, mis “contratados” para buscar un cardenal amarillo por el pueblo, misión que lamentablemente no dió resultados.

También me gustaría charlar alguna vez con las maestras de éstos lugares remotos de una Argentina menos conocida, las verdaderas docentes de escuelas rurales que lucen así…

Escuela paraje Campa Trapo, Corrientes, Argentina

Conclusión?

Palabras más palabras menos mi posición sobre el destino es indiscutible, tienen que ir a conocer los Esteros del Iberá.

Hasta la próxima!


Dudas?. Cualquier comentario o consulta me pueden escribir al final de la página.





Che Toba Blog de Viajes: Noviembre 2018:

Seguimos creciendo en la nueva cuenta de Instagram, Nos siguen? Precisamos más seguidores para mantenernos en ruta. Gracias! Ver @LosChetoba.

NO dejen de ver los videos de mi canal de Viajes en YouTube También pueden ser parte del Grupo Privado de Facebook para lectores Che Toba. Allí pueden publicar sus fotos, compartir experiencias y recibir más respuestas de usuarios a sus consultas. Es necesario responder a las preguntas de ingreso al grupo.

Esteros del Iberá, más allá de su flora y fauna
5 (100%) 6 votos

Comparte ésta nota:
LEAVE A COMMENT

Dejame tu comentario, preguntas o charlemos por Twitter (@chetoba)