Laguna de Huacachina – Aventura en Buggy

Laguna de Huacachina – Aventura en Buggy

Huacachina estaba en nuestra hoja de ruta marcada como uno de los destinos que no podíamos dejar pasar por alto en nuestro viaje por América. Lo que no imaginábamos es que nos daría una de las más hermosas e intensa aventura que hayamos vivido los 4 juntos en familia.

Cuando nos preguntan incontables veces cuál es el mejor lugar que conocimos durante el viaje no hay un ganador único, pero hay un Top 5 y Huacachina está en ése ranking, no sólo por su belleza, sino también por su rareza, sus imponentes escenarios naturales cinematográficos, la aventura adrenalítica del tour en buggy por el desierto y por sobre todo por la sorpresa. Hay lugares dónde uno espera sorprenderse, uno tiene expectativas e imágenes en la mente de Machu Picchu, Chichen Itzá, Etc, pero Huacachina fue un hallazgo y que ustedes deberían colocar en la lista de destinos imperdibles si viajan por tierra por el Sur de Perú.

Dónde queda Huacachina? Cómo llegar? Dónde dormir?

La Laguna de Huacachina es un oasis de películas, en el desierto de Ica, bastante al sur de Perú, entra las ciudades de Ica y Nasca. Se encuentra bien cerca de la localidad de ICA pero uno puede hospedarse al borde del oasis, en las cuadras paralelas a la laguna, encontrará algunos pequeños hoteles y hostels para los muchos turistas extranjeros que llegan, principalmente con mochila. También hay 1 camping y algunos se refugian acampando en los médanos en el desierto. Se llega perfectamente por carretera asfaltada al pueblo, aunque tenga bastante arena en las calles 🙂 Ha cobrado renombre turístico en los últimos años, seguramente gracias a internet, a los blogs de viajes y posts como éste. Yo me enteré de éste lugar gracias a un post de la gran viajera y ahora amiga Aniko Villalba, escritora del blog Viajandoporahí.

Llegamos a Huacachina desde Nasca, la idea era llegar antes del atardecer ya que el atractivo principal, además de la laguna, es la vista del atardecer en el desierto, sobre los médanos gigantes que cambian de color con el sol y la aventura im per di ble de correr a toda velocidad abordo de un buggy por un mar de partículas de piedras disgregadas, subiendo y bajando verdaderas montañas arena.

Si bien la suerte siempre nos acompañó durante todo el viaje, hace varios días que nos suelta la mano un rato y no lograríamos el objetivo de llegar a Huacachina por la tarde a tiempo para el espectáculo del crepúsculo. Nuestro primer atardecer en el desierto de Ica lo vimos desde la banquina de la carretera a pocos kilómetros del destino, pues perdimos toda la tarde en una comisaría luego de que la policía de tránsito de Perú no nos deje avanzar por la falta de un seguro “obligatorio” que ninguna compañía nos podía vender para la camioneta por tener placa extranjera. Cómo no pensaba “pagar favores” le pedí al oficial que nos lleve a comprar el seguro y que vea que era imposible, pues ya había intentado sacarlo y nadie me lo vendía. Ante mi insistencia a buscar una solución y no pagar soborno para que a los pocos km vuelva a tener que pagar para seguir viaje, el policía me acompaña al pueblo más cercano que no recuerdo ni el nombre y fuimos juntos a dos negocios que venden el SOAT (Seguro Obligatorio Accidentes de Tránsito) y nada, no me lo pueden hacer salvo en Lima, Casa Central. Ahora quería que la policía me dé un papel escrito que atestigüe mi accionar y así cubrirme en futuros tramos de la ruta para no tener el mismo problema. El oficial me pide ir a la Policía Turística de ICA por mi papel y entonces me deja ir pero sin antes pedirme algún obsequio a cambio de que me acompañara a buscar dónde hacer el SOAT. Bajo el protesto de Marcela y mi bronca por tener que desarmar el equipaje en el techo le regalo un pote de dulce de leche argentino. Al salir, y les juro que fue sin querer, del apuro por volver a la ruta y descargando la rabia de lo vivido, maniobro mal la camioneta y le choco la moto al policía arrancándole el guardabarro trasero, imaginen el momento. Termino un buen rato más en la comisaría hasta resolver el problema con un superior pero a Huacachina, ya llegamos de noche.

El pueblo tiene una magia especial, todo gira alrededor de la laguna, hay bares, restaurantes y el clima es super tranquilo y nos ponemos a buscar algún lugar para comer y dónde estacionar para pasar la noche durmiendo en la camioneta y así recorrer de día mañana el lugar y hacer el paseo del atardecer antes de seguir rumbo a Lima.

Encontramos un bar junto a un camping que está cerrado por obras, se llama The Silva House, es un restaurante y club de salsa y ahí nos quedamos. Cuándo el dueño visualiza la camioneta en la calle nos hace preguntas sobre el viaje, nuestra aventura, por qué el mapa de toda américa, etc. Al rato nos cuenta que en el patio del restaurante, muy amplio por cierto, con una piscina grande para refrescarse del calor, acaba de construir unos cuartos tipo cabañas como para mochileros  y nos invita a quedarnos gratis en ellas, otra vez la suerte nos toma de la mano y no nos suelta por dos días.

Nota para familias: Durante fines de semanas, feriados y temporada alta puede haber demasiado ruido, es para jóvenes o días de semana, nosotros no tuvimos problemas pero era baja temporada y día de semana.

Huacachina es un lugar con encanto de películas, es todo algo antiguo ya que fuera refugio de gente adinerada de Ica y de Lima, incluso de personajes del gobierno que buscaban lugares exclusivos dónde nadie los molestara. Antes no había camino asfaltado y sólo se llegaba en vehículos 4×4 o incluso en helicóptero nos cuenta Adolfo. Hoy es un lugar en pleno crecimiento turístico, tiene energía eléctrica, calles iluminadas y asfalto.

Además de la paz del lugar, en Huacachina se puede disfrutar de varias actividades como caminatas por los médanos de asombrosa altura, de practicar Sandboard (Ski de Arena) y la vista del atardecer en el desierto. La forma recomendada de hacerlo es tomando un tour en buggie que incluye el paseo a toda velocidad, las caídas de 200 mts  en picada en éstos autos especialmente construídos para trepar y volcar, el sanboard, trineos de arena, caminatas por el desierto y todo antes de que se inicie el atardecer.

Uno duda a veces de realizar éstos paseos cuando se hacen viajes largos, el costo es grande para pequeños presupuestos, más para nosotros que somos 4 pero otros turístas que estaban en The Silva House nos contaron que lo habían hecho dudando de gastar el dinero el día anterior pero ahora estaban tan felices que lo iban a repetir porque era impagable, así que allá vamos, la familia viajera CheToba siempre está lista para la aventura.

Tomamos el MonsterBuggy de Avelardo, tal vez el más grande de todos, hay muchos, decenas de ellos y salen desde agencias de viajes que te pasan a buscar dónde quieras que estés o desde la plaza del pueblo, a nosotros la suerte nos puso en éste Buggy y de éste personaje total que era su chofer, él nos levantó por la calle cuándo íbamos a la plaza para negociar precio directo con los dueños y evitar negociar con agencias. Avelardo pasó con su gran buggie, tenía 4 asientos libres y su socio acompañante estaba queriendo llenarlo así que se detiene, se baja, y nos ofrece tarifa especial con la única condición de no contarles del valor al resto de los pasajeros.

Lo que sigue después es pura aventura, velocidad total, subidas, caídas, más velocidad, saltos en el aire, el humor de Avelardo, descensos en Sandboard que te cortan la respiración, bajadas por médanos sentados o acostados en trineos, vista y más vista del desierto, colores cambiantes, el encuentro de otro oasis ya casi seco y extinto con construcciones abandonadas, más velocidad, más arena, más gritos de emoción y diversión.

Ustedes están listos para la aventura? Pueden ver éste video aunque está muy movido y en baja resolución, es de celular ya que hacía unos días atrás habíamos perdido nuestra cámara en manos de los amigos de lo ajeno en el aeropuerto de las líneas de Nazca.

Las fotos tampoco son de lo mejor, pero sabrán ver que no es un lugar común y corriente y no figura mucho en los recorridos turísticos. Para nosotros es un gran destino imperdible de Perú.

Dónde queda la Laguna de Huacachina – Mapa ubicación

Más fotos del paseo en buggy  por el desierto de Ica

Buggy Tour desierto Huacachina Perú

Caminando por el desierto

Huacachina Sandboard y Trineos. Para expertos?

Montañas de arena en Huacachina

Te gusta el Sandboard? Tu destino es Huacahina

Walking on Desert Huacachina


Dudas?. Cualquier comentario o consulta me pueden escribir al final de la página.





Novedades Agosto 2018:

Seguimos creciendo en la nueva cuenta de Instagram, Nos siguen? Precisamos de su apoyo para mantenernos en ruta. Gracias! Ver @LosChetoba.

NO dejen de ver los videos de mi canal de Viajes en YouTube y si responden a las preguntas de ingreso pueden ser parte del Grupo Privado de Facebook para lectores Che Toba. Allí pueden publicar sus fotos, compartir experiencias y recibir más respuestas de usuarios a sus consultas.

Laguna de Huacachina – Aventura en Buggy
5 (100%) 2 votos

8 Comments

  • Leandro

    Hola! Quería saber si se podía realizar alguna actividad con una camioneta particular o si la única opción es alquilar el buggy.

    31 enero, 2018 at 12:51 am
    • Che Toba

      Hola Leandro. No creo que se permita el uso de vehiculos particulares y atención que no son cualquier duna o médano de playa, son verdaderas montañas, los vehiculos están muuuy preparados, no sólo en motor o tracción sinó también en chasis. Supongo que si llegas con tu 4×4 podrás preguntar. Otro riesgo sería el de perderse ya que el paseo recorre grandes distancias aún no entiendo como se ubican. Además son muchos los buggies que andan a toda velocidad y saltan de duna en duna, supongo que tienen zonas o sería muy posible que se produzcan muchos accidentes, tal vez por cuenta propia uno se mete en un camino de una empresa habilitada y genera una tragedia. Chequealo bien y a disfrutar que vale la pena

      31 enero, 2018 at 1:18 pm
LEAVE A COMMENT

Dejame tu comentario, preguntas o charlemos por Twitter (@chetoba)