Vida Silvestre en Los Esteros del Iberá, Corrientes

Vida Silvestre en Los Esteros del Iberá, Corrientes

No puedo parar de publicar fotos de los Esteros del Iberá, la tierra prometida para los amantes de la fotografía de naturaleza. Dónde? En Corrientes, Argentina. Nuevamente voy a rehacer un viejo artículo en lugar de hacer uno nuevo y lo voy a dividir por partes. El primer post es Camino o Ruta a Carlos Pellegrini y próximamente voy a publicar otro con 45 aves observadas en la Reserva Natural Iberá.

Cómo mencioné antes, en tan sólo 3 días pude fotografiar 45 especies de aves de las cuales a 33 no las conocía y el resto las conocía pero no tenía fotos en mi catálogo personal.

En éste artículo les quiero mostrar fotos y contarles sobre la vida silvestre de los esteros, pero sin aves, es decir, sólo de animales y que se pueden ver muy fácilmente para que, si visitan el destino,  puedan vivir con sus propios ojos ésta aventura de safari sin tener que viajar al África.

Iberá también es un paraíso para los amantes de las plantas y de las flores pero yo no le presto mucha atención a éso por ahora, si no hay que tener más tiempo y yo prefiero concentrarme en buscar a los animales, a las aves y ver por dónde uno pone “la cara y las patas” al caminar. Marce que es manos verde sacó varias fotos del mundo vegetal, ya les mostraré algunas en otro post, no dejen de suscribirse al newsletter por favor para saber cuándo lo haga.

Aquí vemos a una colonia de arañas Ñandutí, que se parecen mucho a las viudas negras y que si son de la misma especie seguramente todas éstas juntas matan a un elefante en pocos minutos. Cómo las vi? Porque me enredé en su tela araña. Me contaron después que éstas arañas (Parawixia bistriata) son las que tejen los telares más grandes del mundo, pueden ir de árbol a otro con hasta 15 metros de distancia.

Tuve suerte que al poner la cara en la red (por éso puse antes que hay que ver por dónde uno anda) lo hice por el otro extremo de la inmensa tela de arañas dónde todavía no había llegado ninguna, sinó no sé como terminaba la historia. Es que cuando uno anda buscando aves para observar camina mucho mirando hacia arriba o hacia la distancia y por el pantanal es mejor ver lo que un pisa.

El día anterior, durante un paseo matinal de lancha por el Río Miriñay vimos a una de éstas colonias de arañas y como se ve en la foto estaban todas juntas, para no verse como comida para las aves. Por la tarde (foto de arriba) cuando las aves empiezan a quedarse quietas, comienzan a separarse y para la noche ya están expandidas por toda la red.

Los habitantes de la Laguna Iberá

La mejor forma de explorar los Esteros es a través de los paseos de lancha. Les dejo un post y un video que publiqué en YouTube sobre las excursiones de lancha en Iberá y también publiqué un video filmado con el celular sobre la travesía que recorría el Río Miriñay, uno de los afluentes de la Laguna Iberá.

Sin dudas el rey es el Yacaré negro y los hay en grandes cantidades, tantos que luego de algunas horas recorriendo la laguna ya nadie los mira ni les saca fotos. Los hay desde muy pequeños recién nacidos….

… hasta otros que pueden tener más de 60 años y ser muy grandes.

El que más abunda es el Yacaré negro, pero también está el yacaré overo, y también hay de todos los tamaños que miran de reojo el paso de las lanchas.

Aunque su aspecto es de temer se sabe que NO son un problema para los humanos, durante el día poco se mueven y no son agresivos tampoco de noche. Ellos tienen su comida en abundancia y prefieren presas chicas además de que su dieta básica es el pescado. La laguna tiene muchos años de ser una reserva protegida por lo que no le tienen miedo al hombre, están muy acostumbrados a su presencia pacífica (ahora no antes) y por éso se quedan muy tranquilos a la hora de una buena foto de cerca.

Al caer la noche por los senderos menos húmedos podemos encontrar a otra especie, al Yacaré ñato que puede medir bastante más que 3 metros y éste ya no me inspira mucha ternura por su cara pero no es bueno juzgar a nadie por sus apariencias no? 🙂

Pero no todo muerde ni está arrugado en los Esteros del Iberá, además de cientos de aves podemos encontrarnos con los más lindos y tiernos ciervos de los pantanos.

Por suerte lo que hace 8 años atrás durante mi primera visita a los Esteros era algo difícil de ver, ahora es muy común encontrar: Los ciervos fueron reinsertados exitosamente así como ahora se intenta con otras especies que hoy están trabajando en el nuevo territorio del Parque Nacional Iberá, por ejemplo el tapir, el oso hormiguero y el jaguareté, único depredador natural de los yacarés que por su ausencia ahora hay tantos de éstos. Espero volver en unos años y poder fotografiariar a las especies que pronto espero recuperen su territorio natural.

Más fotos?

Veamos a unos ciervos de los pantanos juveniles…

Lindos no? Pensar que hay gente que los caza fuera de las reservas……. En fin… éstos con sus pequeños cuernos son machos juveniles (ver el tamaño de la cornamenta del adulto de la primer foto).

También tuve la suerte de ver a una hembra semi adulta, la hembra no tiene cuernos.

Pero atentos a los detalles

Es común ver a un turista señalar hacia un lugar y mencionar (por no decir gritar) “…allá, allá, un ciervo…” pero no hay que confundirse y gracias a éste post ahora ustedes podrán parecer expertos conocedores de la naturaleza jajajaja. Tranquilos, yo tampoco al principio podía darme cuenta de las diferencias hasta que vi los folletos. Por éso siempre recomiendo en toda primer visita a Iberá pasar primero por el centro de visitantes y ver el video en el microcine.

Además del ciervo del pantano es posible ver al Venado de las pampas, que son parecidos pero el venado es un poco más clarito y el ciervo tiene además las patas negras. Éso si, si el venado anduvo por el barro ya será nivel Jeff Corwin poder reconocerlos.

y también pudimos hacer buenas capturas de la Corzuela parda, que tiene 2 cuernos bien diferentes.

Juvenil

Antes de alejarme otro poco del agua, quiero mostrarles a la Anaconda Argentina, la boa constrictora conocida con el nombre común de Curiyú y que es la única serpiente que vimos de las varias que deben andar por ahí 🙂

Dicen que la mejor época para verlas activas es a partir de agosto, ésta estaba muy quieta y enroscada. A pesar de haber ido 2 veces hasta su lugar de descanso no pudimos encontrarla en otra posición como para verle la cara pero era bien grande, el guía nos dijo que probablemente tenga más de 3 metros por el grosos de su lomo.

Ah, casi me olvido, en el agua y el pajonal que crean los embalsados que son verdaderas islas flotantes, pudimos ver a las hermosas “lavanderas”, unos pajaritos muy veloces y pequeños, difíciles de sacar una buena foto quietos. A éstos se los muestro en la próxima entrada, pero ahora les dejo su hermoso nido tejido entre las ramas.

Siguen los récords

Curiosos a orillas de la laguna siempre es fácil de ver al roedor más grande del mundo y que sólo se lo puede observar en sudamérica, me refiero al Carpincho.

En éste viaje aprendí a diferenciar un carpincho macho con un carpincho hembra. La diferencia está en una enorme glándula sobre la nariz del macho que la usa para marcar su territorio a través de un olor propio que segrega de dicha glándula. En la próxima foto se ve mejor.

Me gustan los carpinchos porque son muy tranquilos, no le temen a la gente y uno realmente se puede acercar mucho, principalmente en la zona de los senderos que parten desde el centro de interpretación e información turística. Pero lo que más me gusta es porque parece que son el medio de transporte preferido del Picabuey (ops, contanto al picabuey son 46 entonces las aves observadas)

Pero no sólo el picabuey hace uso del transporte, lo propio hace el cara de malo Angú

y lo mismo la Chimachima. Es un gran ejemplo de como las especies pueden ayudarse unas con otras. Transporte, alimento y protección de posibles depredadores rastreros a cambio de un servicio de desparasitación.

Ya que vimos al final algunas aves en éste artículo les muestro a la mayor de toda América, el ñandú o avestruz sudamericano.

También si tienen suerte, paciencia, caminan despacio y en silencio, tal vez en 2 o 3 intentos por el sendero de los monos puedan ver al mono carayá o aullador negro.

Paseos de noche en laguna Iberá

Para ir terminando nuestro recorrido por la vida silvestre de los iberá, me despido sugiriendo hacer si o si un paseo de lancha nocturno. Es una experiencia maravillosa, más aún si el cielo está despejado, es un sueño estar en la oscuridad iluminados por las estrellas, la luna y con el silencio y a la vez sonido del agua y la naturaleza. También, a pesar de lo oscuro de la noche, con una buena linterna podrá hacer algunas fotos como éstas.

Las cantoras ranas trepadoras o narigonas (Scinax nasica) le ponen música a la aventura de fotografiar al yacaré en su momento más activo, lo que le dá cierto toque de adrenalina a la cosa, aunque no hay de qué preocuparse, si uno se cae al agua hay muy pocas especies de peces, casi solamente y mayoritariamente pirañas 🙂

Ubicación de los Esteros del Iberá Corrientes


Agradecimientos

Agradezco a la Posada Ñandé Retá Lodge por la invitación a vivir ésta aventura que nos brindó todo, desde el alojamiento, la comida y los paseos guiados en lanchas y senderos. Sin duda volveremos

Vida Silvestre en Los Esteros del Iberá, Corrientes
4.9 (98.33%) 12 votos



2 Comments

  • gustavo Galarza

    necesito informacion sobre hospedaje y tarifas para dos personas mediados de agosto

    10 agosto, 2017 at 9:17 pm
    • Che Toba

      Hola Gustavo, yo no soy agencia de viajes, sólo publico experiencias. Si necesitás precio en el hotel que yo estuve hace poco (Ñandé Retá lodge) contactá a ellos directamente, es super recomendable, sinó, si buscás en general varias opciones probá con Google. Saludos

      10 agosto, 2017 at 9:35 pm
LEAVE A COMMENT

Dejame tu comentario, preguntas o charlemos por Twitter (@chetoba)